El Tigre que no despierta

Tigre no paso del empate  en 1 ante Lanús en el comienzo de la fecha 10 y sigue sin encontrar la regularidad esperada en la Superliga para poder mantener la categoría.

 

Ya se esta llegando a la mitad del torneo y no se puede dejar más puntos en el camino, y menos de local. El cambio de técnico en medio de la competencia fue una apuesta fuerte y se esta notando, al ver que no hay una idea característica plasmada en la cancha.

Cristián Ledesma había dejado al equipo una idea que Mariano Echeverría quería pulir un poco más para poder sacar los partidos adelante. Una de esas cuestiones a mejorar era la de mantener el resultado a favor, ya que, en los primeros partidos, siempre el matador conseguía una ventaja en el marcador y posteriormente el rival le terminaba igualando el partido.

En el partido contra Estudiantes en el debut del DT, pudo mejorar dicha cuestión y mantuvo la mínima a su favor; pero esta vez no fue así. El partido fue bastante pobre en juego y, si se quiere, el local fue quien más intentó. El primer tiempo se notó una paridad notoria, pero en el segundo tiempo fue una historia completamente distinta.

El ingreso a los pocos minutos de comenzada la segunda parte de Matías Pérez García por Juan Cavallaro fue contundente para darle a Tigre más peligrosidad en ataque y, sobre todo, gambeta y rebeldía. Llegando a los 20 de la parte final, Federico González había pisado el área y con lo justo, el arquero Matías Ibañez alcanzó a detenerlo y hasta hizo rebotar el balón en el cuerpo del delantero. Pero el árbitro del encuentro no lo vio así y otorgó tiro de esquina para el Matador. Curiosamente, luego del centro de Pérez García , Maximiliano Caire en un intento de taco, pateó al arco y se topó con Ibañez que la sacó con lo justo, pero, a muy corta distancia. Fue por eso que González tomo su revancha y empujó el balón dentro del arco sin resistencia alguna.

El delirio del pueblo tigrense era inexplicable, el resultado coherente, pero aún el partido no había terminado. Llegando a la media hora del encuentro, luego de un saque de esquina, esta vez a favor de Lanús, Pasquini pudo encontrar la cabeza de Sebastián Ribas y éste le sirvió la pelota a Tomas Belmonte para que el juvenil de 20 años concretara por vía aérea.

Después del empate, Tigre se fue a todo por el todo para la victoria. Echeverría decidió sacar a Martín Galmarini y poner a Kévin Ramirez al lado de González para ir en busca de los tres puntos. La esperanza matadora se diluyó por la gran actuación del arquero visitante que se vistió de héroe los últimos minutos del partido y mantuvo el empate que, en sí, no le sirve a ninguno de los dos, pero que, lógicamente, perjudica más a Tigre por no poder descontar puntos para salir de la zona de descenso.

La próxima fecha, Tigre tendrá que ir el sábado a la Bombonera a visitar a Boca a las 20, y Lanús recibe a Huracán en el sur el lunes 5 de noviembre a las 21.

 

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: