Boca – River, más que una final

Boca y River disputarán la primera final histórica de la Copa Libertadores esta tarde desde las 17 en La Bombonera

Imagen: Infogenuina

Llegó el partido más soñado por el fútbol. No hay que esperar más porque es hoy. Boca y River, River y Boca, jugarán el primer partido de la final de la tan ansiada Copa Libertadores. Es la magia que tiene este torneo, más allá de las irregularidades que puede tener la Conmebol, este tipo de partidos solo puede darse en este continente. Real Madrid y Barcelona lo superan desde el juego y el lujo, pero desde la pasión quedan muy opacados. 

A las 17 el país se parará para presenciar algo parecido al Cometa Halley, cerrarán negocios, la gente dejará de trabajar, tan solo por dos horas hasta que el encuentro culmine y todo vuelva a la normalidad durante 14 días. Luego de que se defina el campeón la vida de estos clubes cambiará, uno para bien, otro para mal. El ganador lo gozará por siempre y se lo recordará en cada oportunidad y el perdedor tendrá que agachar la cabeza y luchar para volver a estar en ese lugar de privilegio.

A pesar de que lo más importante es lo que pase dentro de la cancha, lo futbolístico pasó a un segundo plano con todo lo que se habló. Suspicacias, sanciones, entradas con precios imposibles, filtros y no filtros, el día, el horario, el árbitro que fue sancionado por corrupción en 2012 y muchas cosas más que fueron mencionadas a medida que iban pasando los días. Nadie especula con una probable formación, en donde estarán las claves para sacar el partido adelante y cómo Marcelo Gallardo planteará la mitad de cancha sin su capitán Leonardo Ponzio.

Serán los primeros 90 minutos de algo que tiene antecedentes pero no de tal magnitud. 24 partidos fueron los que jugaron los dos clubes más grandes de Argentina por esta Copa. Boca alcanzó la victoria en 10 cotejos, River en 7 y empataron los restantes. Vale hacer un asterisco y remarcar que por eliminación directa se enfrentaron a partir del 2000 y solamente fueron 6 encuentros, o sea, tres llaves de eliminación directa.

Esas tres ocasiones tienen una historia particular cada una: la primera, en el 2000 por cuartos de final, Martín Palermo volvía de una rotura de ligamentos y Carlos Bianchi lo mandó al campo de juego a los 77′. Trece minutos más tarde marcó un gol de antología que casi derriba La Bombonera. El segundo, por el 2004, la semifinal era la instancia que los encontraba. La épica noche en el Monumental de la gallinita de Carlos Tévez y el silencio atroz. Por último, la venganza del Millonario en octavos de final del 2015. Apareció el panadero con el gas pimienta y River, varios días más tarde, alzó la Copa. 

Toda la historia quedará atrás luego de esta final, todo se resume en 180 minutos. 

Ahora si, a lo futbolístico. Ningún equipo es favorito y ninguno llega mejor que el otro. Guillermo Barros Schelotto tiene una sola duda para la delantera y Gallardo la tiene en el mediocampo. La buena noticia para ambos entrenadores, es que Camilo Mayada y Nahitan Nández no serán citados por la selección uruguaya para disputar el próximo fin de semana sus compromisos por fecha FIFA. 

Imagen: TyC Sports

Boca jugará con los mismos diez que empataron en Brasil ante Palmeiras ya que la duda es si juega Sebastián Villa o Mauro Zárate para acompañar a Cristian Pavón y Ramón Ábila en el ataque. Será clave a la hora de atacar pero también en el retroceso, ya que Milton Casco y Gonzalo Montiel suben mucho por las bandas. El colombiano ganaría la pulseada por este último ítem ya que cumple mejor la función que el ex Vélez.

El que no estará ni siquiera entre los concentrados, pese a recibir el alta médica, es Esteban Andrada. El arquero se recuperó de manera exitosa de la fractura de mandíbula que le propició Dedé pero aún no tomó el ritmo futbolístico necesario para afrontar este tipo de partidos. Es por eso que en el arco seguirá Agustín Rossi, quien adquirió mucha más seguridad que en otros momentos. Darío Benedetto esperará su oportunidad en el banco de suplentes aunque durante la semana el director técnico probó con él y Wanchope como doble “9”.

Los jugadores que se tienen que cuidar del Xeneize porque tienen dos amarillas, a la tercera se pierden el partido definitorio, son Lucas Olaza, Pablo Pérez, el mencionado Nández y Pavón. Puestos claves para el equipo que hoy no tienen reemplazantes de las mismas características.

Imagen: argentina.as.com

Por su parte, River también repetirá los 10 hombres que lograron la hazaña frente a Gremio en tierras cariocas. Leo Ponzio no jugará por un desgarro y en su lugar hay tres nombres: Ignacio Fernández, Bruno Zuculini y Juan Fernando Quintero. El que corre con ventaja para jugar junto a Enzo Pérez, Exequiel Palacios y Gonzalo Martínez en el medio es Zuculini por las características defensivas parecidas a las del capitán. Ignacio Scocco entrenó diferenciado estos últimos días y se especula con que se pierda el partido de ida para llegar al 100% a la revancha. 

Al igual que su rival, el Millo tiene jugadores importantes que están al límite de amonestaciones: la dupla central de Jonatan Maidana y Javier Pinola son los más sensibles ya que tendrán que pelear con Ábila, hábil jugador para sacar faltas. Enzo, el Pity, Rafael Santos Borré y Lucas Pratto se suman a esta lista delicada que tendrán que cuidarse.

Será determinante la lucha en la mitad de cancha con exponentes de ambos lados que no dan una por perdida. Las bandas y la subida de los laterales también ya que los cuatro jugadores, Casco, Montiel, Olaza y Leo Jara, atacan muy bien. Por último, el Xeneize tendrá la dura misión de vencer a Franco Armani. Si bien le cometieron goles en las fases previas, es un arquero que otorga seguridad y agiganta su figura en las difíciles. Las pelotas paradas serán el factor que lo pongan en duda.

Entonces, las probables formaciones serían:

Boca: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán, Lucas Olaza; Nahitan Nández, Wilmar Barrios, Pablo Pérez; Cristian Pavón, Ramón Ábila y Sebastián Villa.

River: Franco Armani; Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana, Javier Pinola, Milton Casco; Bruno Zuculini, Enzo Pérez, Exequiel Palacios, Gonzalo Martínez; Rafael Borre y Lucas Pratto.

Imagen: Clarín

El árbitro será Roberto Tobar, chileno de 40 años y tarjeta fácil. Terminando el 2012 fue sancionado por 8 meses por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile ya que participaba de partidas de póker clandestinas para la designación de árbitros del torneo chileno. Ambos conjuntos ya lo conocen ya que dirigió a Boca dos veces este año, ambas ante Palmeiras y en condición de local, y a River lo arbitró en el Monumental ante Emelec y en Colombia frente a Independiente de Santa Fe.

Ya está todo dicho, solo falta que empiece a rodar la pelota.

Imagen destacada: Clarín

Comentarios

Comentarios

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: